.comment-link {margin-left:.6em;}

Anomia

Trabajo para ganar mi cuota de libertad y ofrecer una cuota de mi libertad por una Democracia en Red. Aquí­ no tienes que pagar, mantengo mi blog con dos güiskis menos al mes.

I work to earn my quota of freedom and spend a quota of my freedom for an Open Democracy. You don't have to pay here, I support myself with two whiskyes less every month.

Nombre:
Lugar: Las Palmas de Gran Canaria, U.E., Spain

jueves, enero 06, 2005

Ameba topomodificada e hipótesis colorectal del HIV

Vamos a hacer topología. Supongamos que la ameba se dobla, como alguien que hace una flexión de cadera y se toca las puntas de sus piés. Una vez que los extremos de la ameba han contactado, supongamos además que funden su ectoplasma en la zona de contacto. Quedaría una ameba en forma de tubo. Supongamos que ese tubo se constriña en sus dos extremos, quedando entonces dos orificios y una especie de vejiga entre ellos. Y supongamos que uno de los orificios tenga mayor diámetro que el otro y pongamos a la ameba a moverse en un medioambiente fluido o a mover su medio ambiente mientras ella permanece estática.
La tendencia del sistema ameba-medio sería la de orientar el eje longitudinal de su cuerpo tubular en la misma dirección de la corriente del medio fluido, pero enfrentando a esta su orificio de mayor diámetro, por su menor resistencia al flujo. Así, siendo la dirección del movimiento de la ameba o la de su medio ambiente longitudinal al eje de su cuerpo tubular, parte de su medio ambiente comenzaría a penetrar por el extremo de mayor diámetro y a salir por el otro extremo más estrecho. La fuerza del flujo del fluido medioambiental produciría roce en la superficie tubular del orificio de menor diámetro por el que saldría el fluido, y eso significa, ni más ni menos, que la presencia de una fuente energética gratuita en esa zona tubular de la ameba.
Desde el punto de vista de la economía ecológica, estas transformaciones serían ventajosas para la ameba. La energía a invertir para lograr alimentación en un medio fluido rico en elementos nutritivos sería mínima si dispusiera de algún mecanismo en la vejiga formada entre los extremos del tubo. Pero, bien, el hecho de que aumente la resistencia en el extremo de salida implica que se produzca un enlentecimiento y acumulación de sustancias temporal en la zona inmediatamente precedente a ese orificio. Luego, esta sería la zona más rentable para desarrollar un mecanismo de captura e incorporación de sustancias al interior de la ameba. Es decir, ni más ni menos que el inicio de un tubo digestivo, previo a un ano.
Curioso. Pero una ameba así no padecería de SIDA, porque el HIV no penetra por la boca, sino que se encuentra ya en el segmento colorectal. Probablemente, a quienes no padecen o van a padecer SIDA, el HIV presente en su flora microbiológica les esté sirviendo para preservarse de padecerlo, en tanto que no se inscriban en el registro de la rectosexualidad.



Saludos

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home