.comment-link {margin-left:.6em;}

Anomia

Trabajo para ganar mi cuota de libertad y ofrecer una cuota de mi libertad por una Democracia en Red. Aquí­ no tienes que pagar, mantengo mi blog con dos güiskis menos al mes.

I work to earn my quota of freedom and spend a quota of my freedom for an Open Democracy. You don't have to pay here, I support myself with two whiskyes less every month.

Nombre:
Lugar: Las Palmas de Gran Canaria, U.E., Spain

martes, enero 25, 2005

Conferencia Internacional sobre Biodiversidad del 2005

Este proyecto del Presidente de Francia, Jacques Chirac, reune ya en la Sede de la Unesco de París cerca de 1.200 expertos y políticos de 30 países. Está fuera del marco oficial de negociación de la ONU y sus decisiones no son vinculantes, pero se estima útil para presionar políticamente a las sociedades sucias, rácanas, irresponsables y hostiles -el Eje del Mal que tuerce el polo magnético del globo terrestre-, con vistas a hacer efectivos los compromisos que han adquirido sobre Biodiversidad. Finalizará el próximo viernes, 28 de Enero del 2005, con la presentación, en su última sesión, del texto que ya se conoce como La llamada de París, que será una alerta máxima sobre la degradación de la Biodiversidad en la Tierra.

Nació tras la cumbre del G8 -Rusia y los 7 países más industrializados-, celebrada en Evian (Francia) en el 2003, a consecuencia del fracaso ante los objetivos generales de 1) la Conferencia sobre Biodiversidad de Río de Janeiro en 1992 -que carecía de objetivos concretos y no obligaba a los 188 países que firmaron sus conclusiones- y 2) la Cumbre de la Tierra celebrada en la localidad surafricana de Johanesburgon en el 2002 . En su discurso de apertura, Jacques Chirac, inspirándose en la experiencia del grupo intergubernamental sobre el cambio climático, en tono de urgencia impostergable, la propone como matriz original de una red mundial de expertos sobre biodiversidad que tendría por objetivos identificar el máximo de especies posibles y descifrar la "clave del frágil equilibrio de la biosfera", es decir, objetivar científicamente la compleja red de relaciones existentes entre todas las especies del planeta. El fin sería, a mi entender, detener la desviación del sistema global respecto de las pautas ecodinámicas -su última actualización se estima concurrente con el fenómeno de extinción de los dinosaurios, hace unos 65x106 años- que dirigen la conservación y evolución de la biosfera en el actual estado del sistema solar terrestre.

La cuestión es muy seria, tanto que la sobrevivencia de esta civilización tecnológica de la humanidad se encuentra ante una bifurcación, en el más estricto sentido con el que Prigogine utiliza el término. Es decir, que nuestra civilización se encuentra, con conocimiento de causa, ante la decisión de trabajar con absoluta determinación y eficiencia para conservar la aptitud del sistema global y seguir un curso evolutivo sereno o bien continuar absteniéndose de las cuestiones fundamentales y dedicándose a hacer políticas de besamano hasta entrar en un proceso irreversible de disipación no lineal hacia un estado caótico desde el que emerger como otro sistema, otra cosa o cualquier cosa imprevisibles, entre las cuales hay que contar estados semejantes a los que ya conocemos en Marte u otros planetas. De lo que cualquiera debe estar plenamente seguro es de que, de no ocuparnos seriamente del asunto el Tsunami será global, aunque no necesariamente ha de ser de agua, sí será con certeza de muerte e incapacidad humana de reconstruir la vida planetaria y de la humanidad tal y como actualmente la disfrutamos. Una tupida red de inmorales gobierna nuestro planeta con la voluntad, la sabiduría y la fuerza de trabajo de un número infinitamente mayor de clones culturalmente modificados que les votamos -yo ya no voto y, si soy un clone, seguro que no soy un clown-. La sociedad internacional ha de encontrar vías de solución minimizando lo que esperamos sea un número insignificante de deserciones de este plan príncipe de cualquier proyecto de sobrevivencia.

El liberalismo salvaje, el estatalismo alienante, la política posibilista científicamente correcta están ahí, en la acera de enfrente. Son las amenazas basales que se oponen decisivamente al éxodo honesto de nuestra humanidad hacia ese clamoroso «Otro Mundo es Posible». Una consciencia y sentir globales responsables que se proyectan levemente contra las pautas psicológicas y psicosociales del pretérito histórico. Ese pequeño tramo de Historia infame que, entreactos carnavalescos, se resiste a morir enfrentado a nuestra necesidad de comenzar una nueva obra, el nuevo paradigma que hace posible la sobrevivencia de nuestra estirpe. ¿Cómo vamos a lograrlo entre tantas naciones desertoras, algunas armadas hasta los dientes y buscando una brecha en el equilibrio internacional para imponer sus sueños imperiales? No lo sé, yo sólo creo que Dios existe, es persona, extremadamente misericordioso y que, a veces, juega a los dados, aunque por el bien menos doloroso de todos espero que, esta vez, juegue a los Reyes magos.


Datos de interés:

La Biodiversidad que hoy conocemos según estima la ciencia comenzó hace unos 3x109 de años y ha sobrevivido a 6 grandes períodos catastróficos en los que se han producido extinciones (Michael Loreau*). En ella, de los 20±10x106 de especies que calculamos que deben existir sólo conocemos científicamente 1,8x106 (Edward Wilson*). De las que conocemos, están en riesgo de extinción sobre el 4.3%. Entre estas, 15.589 especies animales -1/3 de las especies de anfibios, ¼ de las especies de mamíferos y 1/8 de las especies de las aves- así como 60.000 especies vegetales. De acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas se observa que el ritmo de desaparición de especies es tan rápido como que entre los dos últimos años -del 2002 al 2004- el número de estas amenazadas pasó de 10.046 a 15.589. Ahora bien, en el mundo microscópico el panorama del conocimiento se diluye aún más, se desconoce prácticamente por completo la flora microbiológica de los océanos, de los cauces de ríos, de las planicies desérticas; nuestro conocimiento a este respecto es mínimo pero, además, desalentador, porque el ritmo de variación genotípica y fenotípicamente de estos caldos ecológicos en condiciones forzadas hemos de estimarlo muy alto, aunque algo menos que los virus en general.

El planeta ya ha perdido el 45% de los bosques, siendo la velocidad de depredación sobre este medio de unos 14x106 de hectáreas/año, lo que determina la desaparición concomitante de las especies ecológicamente sostenidas en ellos, así como la reducción de la capacidad de regulación climática local en su periferia y de la tasa de renovación global planetaria del oxígeno. Asímismo, la degradación de la población vegetal local y el trastorno ecológico de su fauna animal determina en la flora microscópica -un solo gramo de suelo fértil contiene 5.000 tipos de bacterias, algunas incluso desconocidas (Edward Wilson*)- modificaciones en las proporciones relativas entre sus géneros y especies, lo que puede favorecer la emergencia de nuevas enfermedades en el area, tanto más por la alta tasa de recambio genético -por mecanismo químicos y virológicos- que esta fauna tiene respecto al resto de la mayor parte de la materia viva.

Por otro lado, se ha perdido el 10% de los arrecifes coralinos*, que constituyen barreras naturales tecnológicamente no reproducibles contra las olas oceánicas, asimismo existen territorios que han perdido sus manglares -sin cuantificar-, los cuales se han comprobado -con el reciente Tsunami- que, frente a las inclemencias oceánicas, son útiles para reducir los daños sobre las tierras limitantes con las franjas de territorios costeros (Klaus Toepfer*). Las vegetaciones de gran volumen y extensiones territoriales, localizadas en las laderas de zonas montañosas son barreras antipluviales contra inundaciones aldeanas y bloqueos de vías de comunicación, asimismo las deforestaciones de tales territorios van a dar lugar a cambios ecosistémicos en las poblaciones aldeanas de sus perímetros.

Finalmente, reseñar, que el 70% de la farmacopea es de origen natural. Y, por otra parte, que un cambio profundo en la Biodiversidad puede desembocar en la inutilidad de recursos tecnológicos actuales para el tratamiento médico y otros. Por ejemplo, el arsenal terapéutico compuesto por los antibióticos para la clínica humana se enfrenta ya en la actualidad a importantes resistencias ecomicrobiológicas que les hacen inútiles e, incluso, contraproducentes en ciertas personas y, probablemente, grupos de personas ligadas entre sí por factores comunes que de momento no conocemos con la certeza científica.



Frases interesantes:


    Jacques Chirac: "Somos, sin duda, las últimas generaciones en tener la capacidad de detener la destrucción de los seres vivos, antes de sobrepasar un umbral irreversible, más allá del cual incluso el futuro de la Humanidad sobre la Tierra pueda estar en peligro".

    Klaus Toepfer*: "Ha llegado el momento de plantearnos la manera de interrumpir esta pérdida de diversidad por el bien de nuestros hijos y de nuestros nietos"

    Koichiro Matsuura*: La biodiversidad es "esencial para la vida humana".

    Michel Loreau*: “Lo que está en peligro es una biodiversidad que ha sobrevivido a seis grandes periodos de extinción, y que comenzó a desarrollarse hace 3.000 millones de años.




Pendientes de pronunciarse:

Wangari Maathai, Nobel de la Paz 2004; Marc Ravalomanana, presidente de Madagascar; Olusegun Obasanjo, presidente de Nigeria; Abdullah Badawi, primer ministro de Malasia .

Citas comentadas:

  • Edward Wilson, científico participante en la Conferencia Internacional sobre Biodiversidad, quien en 1980 acuñó el concepto de biodiversidad como el conjunto de especies vivas del planeta, su variabilidad genética y sus ecosistemas.

  • Klaus Toepfer, Director general del Programa de la ONU para el Medioambiente, participante en la Conferencia Internacional sobre Biodiversidad.

  • Koichiro Matsuura: Director general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco), participante en la Conferencia Internacional sobre Biodiversidad.

  • Michel Loreau, presidente del comité científico de la Conferencia Internacional sobre Biodiversidad.


    Fuente de datos:

    Periodista Digital: La pérdida de especies actual sólo es equiparable a la extinción de los dinosaurios. Martes, 25 de Enero, 2005. J.M. Martí Font. Artículo original en El País.
    BBC: Sri Lanka reefs 'survive tsunami'. Sunday, January 23, 2005.
    Grains of Sands: Caspar Henderson. Coral in Sri Lanka after the tsunami. Sunday, January 23, 2005.


Quien quiera este artículo en música celestial cib2005.mp3 (Copy Left).

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home