.comment-link {margin-left:.6em;}

Anomia

Trabajo para ganar mi cuota de libertad y ofrecer una cuota de mi libertad por una Democracia en Red. Aquí­ no tienes que pagar, mantengo mi blog con dos güiskis menos al mes.

I work to earn my quota of freedom and spend a quota of my freedom for an Open Democracy. You don't have to pay here, I support myself with two whiskyes less every month.

Nombre:
Lugar: Las Palmas de Gran Canaria, U.E., Spain

lunes, enero 10, 2005

¿Jódete mamón?

Las palabras de Einstein, citadas por el doctor B. Orihuel: “Yo considero la comprensibilidad del mundo como un milagro o un eterno misterio, porque a priori debería esperarse un mundo caótico, que no pudiera en modo alguno ser comprendido por el pensamiento” [ORIHUEL GASQUE,,, B., En el principio creó Dios.., Madrid 2000, 198.]. Estas palabras suponen un concepto de caos ajeno a cualquier orden subyacente, pero la existencia de un orden tal, como actualmente es aceptado por la comunidad científica, indica que la teleología está comprendida en el Universo dándole sentido.

Por muy areolado por la ciencia que esté alguien, resultaría falsario si admitiera que la nada puede generar algo distinto a nada y ni siquiera generar. La nada es esencialmente estéril de tal modo que ni siquiera es nada. Luego, la indudable existencia de la idea «teleología» es la prueba misma de que el Universo es teleológico. Y, por ello somos, entendido en la perspectiva de Ortega y Gasset, seres vivientes, percatantes para quienes el misterio no se reduce a enigma sino espacio cognitivo eternamente abierto.

Carece de sentido un Universo eterno sin la existencia del misterio, sería eternamente aburrido y no merecería la pena existir como seres con consciencia, es decir, como seres percatantes. Parecería que el Universo nos diera nuestro vivir mediante un corte de mangas, diciendo: ¡Tomad, para que os jodais!.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home