.comment-link {margin-left:.6em;}

Anomia

Trabajo para ganar mi cuota de libertad y ofrecer una cuota de mi libertad por una Democracia en Red. Aquí­ no tienes que pagar, mantengo mi blog con dos güiskis menos al mes.

I work to earn my quota of freedom and spend a quota of my freedom for an Open Democracy. You don't have to pay here, I support myself with two whiskyes less every month.

Nombre:
Lugar: Las Palmas de Gran Canaria, U.E., Spain

lunes, enero 10, 2005

Pensar también puede ser estúpido, como cualquier cosa.

En Anomia no nos importa si algo es verdadero o falso, sólo que sea o pueda ser. Georg Cantor (1845-1918) introdujo los números transfinitos (que se designan con la letra hebrea Aleph) y que son capaces de medir conjuntos infinitos. Así, Aleph cero mide el infinito de los números naturales (0, 1, 2, 3, 4, 5... etc.), aunque también aleph es cero si en lugar de números naturales se tratara de sólo números pares (2, 4, 6, 8, ... etc.).

De la primera serie, mediante una operación, puede manar la segunda serie. Pero el planteamiento puede hacerse a la inversa, hacer que de la segunda, mediante una operación, emane la primera. Ahora bien, existe una diferencia, que en los términos de la operación no puede existir un número que previamente no exista en la serie sobre la que se aplica tal operación, por ejemplo, en la segunda serie, el 3.

Luego, es concebible que exista alguna serie desde la que jamás se pueda generar al menos un número, por lo que aunque tal serie sea un aleph, por defecto de al menos un número en ella el aleph de la serie de los naturales será siempre un infinito mayor. De donde se ha deducir que, en el universo de los infinitos, existen aleph mayores, menores o iguales que otro aleph.

Desde el momento en que concebimos la existencia de la serie infinita «0, 1, 2, 3, ...etc. ... aleph», toda serie que de esta pueda ser generada será igualmente infinita.

Si aceptamos toda esta especulación, resulta que habremos de aceptar la imposibilidad de realizar operaciones para obtener series que no sean aleph, es decir, para cuantificar. Todo lo más nos habríamos de contentar con contemplar las cualidades de mayor, menor o igual. De donde, siguiendo esta especulación, notamos que nos ha desaparecido por arte de magia la posibilidad del universo de los juicios cuantitativos permaneciendo, en cambio, el de los juicios cualitativos.

¿Preexisten los juicios cualitativos, las formas, los sentidos, a los cuantitativos? Eso sostenían los platónicos. ¿Sostenían los pitagóricos la preexistencia de los números como formas a los números como medidas?. ¿Son las medidas anteriores y de ellas surgen las formas, las ideas, los sentidos, los patrones, las pautas, las teleologías?

Da igual. Lo importante es que ambas existen hoy para nosotros y tanto podemos comernos primero el huevo y luego la gallina como a la inversa ya que, sean huevos o gallinas, en ambos casos se trata de números aleph.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home