.comment-link {margin-left:.6em;}

Anomia

Trabajo para ganar mi cuota de libertad y ofrecer una cuota de mi libertad por una Democracia en Red. Aquí­ no tienes que pagar, mantengo mi blog con dos güiskis menos al mes.

I work to earn my quota of freedom and spend a quota of my freedom for an Open Democracy. You don't have to pay here, I support myself with two whiskyes less every month.

Nombre:
Lugar: Las Palmas de Gran Canaria, U.E., Spain

lunes, enero 03, 2005

Terrorismo: Enfermedad genética del sistema global.

El hecho de que el terrorismo islámico emerja desde una concepción del mundo, es decir, desde un sistema ideológico, emocional y de estilo de vida internamente coherente y, por otra parte, desde una realidad política, social y económica con la que se contrasta de forma radical, convierten al fenómeno en una entidad de carácter estructural y, por lo tanto, sometido a estabilidad y evolución propias. Es igual al fenómeno vasco, con terrorismo o sin él, o lo que en su día fue el fenómeno nazi o es en la actualidad el fenómeno sionista. El fenómeno nazi, al igual que el sionista, está ahí, no desaparece, sólo se transforma.

De acuerdo con esto, las medidas prosaicas de lucha contra el delito mediante instrumentos policiales y/o militares no son adecuados para reducir el fenómeno, al menos, a mínimos. El patrón que hace posible la emergencia de células terroristas sigue existiendo en la medida en que siguen existiendo aquellos dos elementos mencionados en el párrafo anterior, por los cuales el fenómeno llega a ser de carácter estructural y no de mera coyuntura cultural. Es como una enfermedad de tipo genético, mientras los genes supuestamente causales sigan ahí habrá enfermedad y, por otra parte, si se quisiera elimir o cambiar esos genes conservando el resto dentro de la misma estructura biológica, esta dejaría de ser lo que es, para convertirse, quizás, en una monstruosidad peor que la se pretenda corregir.

El patrón mencionado en el párrafo anterior emerge espontáneamente de la realidad, nadie lo inventa ni lo promueve voluntariamente, es un fenómeno consecuente con el estado evolutivo de la sociedad en cuanto cultura en un estado concreto deterministamente abocado a transitar hacia otro más estable o menos pero más enriquecido. La cualidad de la relaciones económicas, sociales y políticas internas practicadas en el sistema global hacen que éste sea una realidad estable y evolutiva que promueve, de forma determinista, la emergencia espontánea de patrones a los cuales hay que atender para adoptar las mejores decisiones y dirigir el curso evolutivo. Son estos, los patrones, los que hacen posible la interoperabilidad de los elementos constitutivos de la estructura global y, por tanto, el cambio, bien sea éste brusco, catastrófico y revolucionario o suave, controlado y evolutivo.

Para colmo de males, la presidencia norteamericana pretende convertir a los grupos encarcelados en prisioneros a cadena perpétua. Lo que es lo mismo que asentar el primer gueto carcelario como nueva versión del control social diseñado por el nazismo en su momento. El patrón de lucha actual no es adaptativo y se resume en lo siguiente: Conservémonos cambiándoles a ellos. Mientras el patrón debería ser: Conservémonos cambiándonos todos. Tanto la lucha terrorista como la antiterrorista han asumido el primer patrón. Es un error vital, como el error en el despliegue de un ejército en el campo de batalla. La humanidad pagará por ello, quiera o no, si no elimina ese patrón como eje de su comportamiento público e institucional.

El futuro, tal y como van las cosas, se prevee que sea el siguiente: Las células terroristas islámicas seguirán emergiendo aquí y/o allá.


Fuente



Saludos

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home